El Everest del Real Madrid

El Real Madrid afronta el último mes y medio de competición vivo en Liga y en Champions. Los madridistas aguantan en segunda posición del campeonato, a un punto de distancia del Atlético, por lo que se jugarán el título en las ocho jornadas que restan; mientras que, en la máxima competición, se encuentran en semifinales, donde se medirán al Chelsea a doble partido, buscando una plaza en la final de Estambul.

La Liga Santander está prevista que concluya el fin de semana del 22 y 23 de mayo, mientras que la finalísima de la Liga de Campeones se disputará una semana después, el 29. Pero para llegar a ambas fechas, deberán disputar un total de nueve partidos, repartidos en 29 días.

El conjunto madridista afrontará este fin de semana su partido adelantado de la jornada 33. En un principio, estaba previsto que se jugase entre semana, del 27 al 29 de mayo, pero coincide con la ida de las semifinales de Champions, lo que ha obligado a la Liga a adelantarla a este fin de semana, en el que únicamente se iba a disputar la final de Copa. Los blancos visitarán al Getafe en el Coliseum Alfonso Pérez este domingo 18 de abril.

Será el comienzo de un calendario infernal, que les llevará a viajar a Cádiz el próximo miércoles 21, antes de recibir al Betis el sábado 28 en Valdebebas. El martes 27, se disputará en el Di Stéfano la ida de las semifinales de Champions ante el Chelsea y comenzarán mayo recibiendo a Osasuna en la jornada 34, cuatro días antes del desenlace de la eliminatoria de la máxima competición, que se disputará en Stamford Bridge el 5 de mayo.

Una vez finalice la eliminatoria, los madridistas recibirán al Sevilla el domingo 9, viajando -en principio- el miércoles 13 a Granada. Esa jornada, la 36, será la última intersemanal de la temporada. En el fin de semana, si la Liga continúa sin campeón y los blancos siguen con opciones de ganarla, disputarán en San Mamés la jornada 37, contra el Athletic, ya en horario unificado con el resto de candidatos por el título.

Tras el duelo ante los bilbaínos, les quedará como mínimo un partido, la última jornada de la Liga Santander, que se disputará el 22 de mayo. Para entonces, contarían con una semana de descanso, antes de afrontarla frente al Villarreal, en casa. En caso de superar la eliminatoria ante el Chelsea, el 29 cerrarían la temporada en Estambul ante el vencedor de la semifinal entre París Saint-Germain y Manchester City.

Los blancos llegan al límite

Además del apretado calendario que ha tenido el Real Madrid durante toda la temporada, Zidane ha tenido otro factor en su contra, que ha condicionado en exceso su gestión de la plantilla. Los madridistas han sufrido una enorme plaga de lesiones que alcanza ya las 50 bajas en lo que va de temporada, entre ausencias por problemas físicos y por coronavirus.

El técnico ha tenido que adaptarse a las circunstancias y, por el momento, ha solventado cada situación con éxito. A pesar de contar con todo en su contra, el francés ha sabido sacar un rendimiento máximo a sus jugadores, hasta el punto de tenerles luchando por un doblete imposible a mediados de abril.

Como bien ha reconocido el propio Zizou, sus jugadores están al límite en lo físico. Sin embargo, para las próximas semanas se espera que recupere a Hazard, Ramos, Carvajal y Varane, lo que le permitirá contar con mayor número de recursos y con más garantías el tramo final del curso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *