Vuelta a las andadas

Eliminados de la la Supercopa de España, lejos del primer clasificado en LaLiga y con pocas esperanzas de que se produzca algún milagro en Champions. Parece que solo queda rendirse a la evidencia, y ésta pasa por seguir compitiendo el titulo liguero.

El inicio del partido ratificaba los malos presagios que iban a acontecer para el Real Madrid. Los de Chamartín salieron poco enchufados al encuentro mientras que el Athletic consiguió atrincherar a los de Zidane en su campo.

Una situación que pasó factura a Lucas Vázquez. El gallego que se había postulado como titular en el lateral derecho ante las buenas actuaciones realizadas y la baja de Dani Carvajal, fue el gran señalado por la derrota del Real Madrid. Primero, tras un pase fallido a Benzema que fue interceptado por Dani García, quien alzo el periscopio para encontrar a Raúl García y poner el 0-1.

En esto del fútbol o comes o te comen, y eso sucedió durante toda la primera mitad con los pupilos de Marcelino a los de Zidane. Los blancos no lograban encontrar soluciones, Kroos y Modric no terminaban de sentirse cómodos en el campo y sus delanteros quedaban aislados. Sin la pelota en los pies tampoco funcionaba el 4-4-2 que propuso el técnico del Real Madrid. En beneficio del rocoso conjunto vizcaíno que no detectaban cocodrilos cuando hilaban Raúl García o Williams. Algo que aprovechó para establecer el 0-2 en el marcador tras el segundo error de Lucas, quien acometió penalti sobre Iñigo y ejecutó Raúl García desde los 11 metros.

Pitido y al descanso. El Madrid se enfrentaba a un Everest en la segunda mitad. Sin embargo, lo hacían con otra actitud ya que empezaban a arrinconar a sus rivales. Aparecían los primeros chispazos de Asensio, el mallorquín puso a temblar literalmente la portería de Unai Simón con un zurdazo que se estrelló en el poste derecho del guardameta.

Hazard, ¿un problema físico o psicológico?

Zidane decidió agitar el banquillo y dio entrada a Vinicus y Valverde por Hazard, que se marchó tras otra insuficiente actuación, y Modric. El belga no está y no se le espera. Hace tiempo que las lesiones ocasionaron un campo en su forma de jugar al fútbol. No encara, no es ese jugador vertical y gambeteador que ficho el club blanco para ilusionar al madridismo. Pero, ¿Qué le pasa realmente a Hazard? Todo parece indicar que le falta ritmo competitivo pero las sensaciones que transmite en su fútbol son propiciadas por el miedo a volver a lesionarse.

El encuentro dejó de ser un ida y vuelta para campar de forma casi permanente en el cortijo de Unai Simón. Benzema cazó el 1-2 con suspense. El VAR pilló una puntera adelantada de Balenciaga para invalidar el posible fuera de lugar del delantero francés. Éste puso de nuevo el 2-2 en el marcador tras una gran jugada individual, pero esta vez si partía en posición ilegal. El último y sorprendente cambio fue la entrada de Mariano por Benzema a pocos minutos de finalizar el encuentro.

El Madrid se fue con todo en los minutos finales pero no fue suficiente para lograr la igualada. El conjunto de Marcelino se metía a la final de la Supercopa del próximo domingo frente al Barcelona.

Sin oportunidades para Odegaard

La situación de Martin Odegaard en este Real Madrid de Zidane adquiere mala pinta. Ha desaparecido de los planes del técnico francés hasta el punto de que el nórdico ni siquiera recibió la instrucción de su entrenador para calentar en un partido en el que el Madrid caía 0-2 y acarició la remontada. De postre, por ‘castigo’ o quién sabe si por reivindicación personal, fue el único de los suplentes en La Rosaleda que saltó al césped del estadio malagueño tras la eliminación para ejercitarse acompañado de dos fisios del club.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *